7.4.10

Y nos movemos otra vez, pareciera que esta vez si que se mueve en serio. Hace tanto no sentía que ya "no siento nada", que soy inmune a las miradas y a que estés pendiente, inmune a tu abrazo y a tus historias, soy intocable. Se siente un vacío extraño e inexperimentado. Se siente tan raro que no se puede explicar. Podría decir que aunque los pedazos sean impegables, al menos están. Nada garantiza eso si que exista algo que pueda coserlos y volver a ponerlos en su orden natural. Porque al fin y al cabo ya nada volverá a ser igual.