20.4.10

Ojala no.

Un día me dijiste que esto jamás terminaría, que seríamos "lo que sea", siempre. Que no importaría jamás el titulo que tuvieramos, siempre seriamos dos. Me pregunto si es que no se te paso por la cabeza que quizás un día no íbamos a dirigirnos la palabra, pasar por alto cualquier sentimiento, y herirnos de la manera más estúpida y sin resolución. Sentiría miedo de encontrarte en la calle y bien seguido le pido a mi suerte que no te me aparezcas por los lugares en los que solíamos transitar. Sé en mi fuero interno que no quiero verte aparecer en mi camino, porque siento que mi estupidez va a eliminarte y fingir que no te vi -en palabras simples "hacerme la loca"- o simplemente voy a entrar en un colapso tan extraño, que sé que no diré lo que realmente quiero. 




Siempre fue mi mayor debilidad enfrentar tus ojos.