26.8.10

nada.



Cuando existe un extraño vacío que no se puede llenar con nada y la obsesión ya no puede asentarse allí es cuando nos damos cuenta de que no hay nada, nos desprendimos de absolutamente todo y nos lanzamos de nuevo y retomamos las cosas en el punto cero; antes de que la locura nos quitara la poca racionalidad que teníamos. Eso es al menos lo que me pasa ahora, o es quizás lo que siento que experimento con una lentitud extraordinaria: Me vacié, en todas las formas posibles me deshice de cualquier residuo que pudiese quedar y deje que las cosas simplemente siguieran su curso y se estableciera la divina realidad que creí me gustaría.
El problema fue darme cuenta que estaba en un estado de letargo, dormida en mi misma y cegada por "algo" que llenaba mis pulmones, mi existencia y mi corazón. Estaba tan acostumbrada a vivir colgada de una cosa que yo solía llamar sentimiento y todo dependía de eso... que ahora que no hay nada siento que no tengo de nada de lo que colgarme, que simplemente tengo ambos pies sobre la tierra y he aprendido a caminar bajo mis propios términos y condiciones: Todo, absolutamente todo se mueve a mi alrededor y camino entre las personas aceleradas tan despacio que las horas pasan como el aire por sobre mi cabeza.
Yo que toda mi vida he dicho lo mucho que me gusta estar sola, pienso que es sólo otra más de mis barreras para no aceptar que si lo estoy y que me esta cansando...




23.8.10

18.8.10

4 Play 


No hablo, no veo, no escucho. Sólo estoy aquí...


Parece que...

Necesitas bastante sanidad mental! 


Loca.



16.8.10

Feliz Cumpleaños



Mientras vaciaba mis paredes blancas y las llenaba con otras cosas, noté que una larga oración compuesta de dos palabras se desplegaba en todo lo ancho de la pared. Es un Feliz Cumpleaños que una amiga hizo para mi hace ya 3 años en mi cumpleaños número 18. Es como una enorme carta escrita en todas las letras de la oración, por lo cual es enorme y a mi parecer un trabajo difícil y de mucha dedicación. La verdad es que me gusta mucho, y es uno de los regalos más creativos que alguien jamás me haya dado, pero tiene un problema: Al entrar en mi pieza, se ve en su máximo esplendor y me duele pensar en ella y saber que hoy no somos más amigas. No diría que me sentí bien sacándolo -porque termine arrancándolo de la pared- pero al menos ya no entró y lo veo como si me estuviera recordando algo, quizás mandándome un mensaje entre líneas que no se leer.



15.8.10





Y que se yo? ¿qué se supone que debo saber? ¿por qué parece que las preguntas no tienen sentido? Siento a veces que las cosas pierden su sentido, que lo importante (por segundos) deja de serlo y que sólo se puede vivir una vez y al hacerlo DEBE ser sin sentir que le debemos algo a alguien o que hay cosas que no terminamos o no hicimos: Todo se resume al No arrepentirse
¿Por qué siento que, de nada sirve que yo lo crea con toda mi convicción si cuando se trata de hacer algo el lugar seguro es donde mejor puedo refugiarme?
Quiero meter todas las porquerías posibles en una bolsa, perderla en algún lugar y olvidarme de que existieron alguna vez en algún momento...







12.8.10

El problema...

el problema es tuyo, no mío.





¿Por...



¿Por qué a ti se te ocurre aparecer ahora?. Porque cuando las cosas iban tan bien, y yo era tan normal apareces en mi puerta con tu sonrisa que llena mis espacios vacíos. ¿No crees que es inhumano, que me mata lenta y dolorosamente?... porque si cuando te pedí que volvieras por mi no viniste y hoy cuando lo único que queda son pedazos sin pegar y que no encuentran su espacio, tu crees que puedes venir, sonreír y creer que no hay pasado en esta historia.

Quiero gritarte que no vuelvas, que no provoques esto y sobretodo que no me dejes quererte tanto. No es justo. No es justo, simplemente no lo es.







8.8.10



Después del robo en el aeropuerto se quedo como idiotizado, no supo reaccionar y creyó que el corazón se le saldría por la boca en cosa de 3 segundos. Pero después de calmarse, y revisar su bolsillo derecho se dio cuenta que alguien por algún motivo había metido ahí un papel doblado en 4. Era una hoja de color amarillo, tamaño 11 × 8½ pulgadas, de un grosor de 75 g/m², suave y algo arrugada. Alguien, seguramente ella la había puesto ahí con el fin de avisarle lo del robo y decirle en palabras claras y sencillas: 


"Voy a robarte un beso, no lo resistas, ni lo devuelvas; sólo recibelo y si crees que me hace falta me lo devuelves la próxima vez que nos veamos".
   

4.8.10


Lo mio pueden ser dos cosas: Insomnio y un trastorno del sueño que me impide tener ganas de dormir; o un cambio en el horario en el que me duermo tarde y me despierto tarde. Creo que la primera opción es quizás la acertada... pero en ese caso no tendría ganas de dormir, por lo que quizás la segunda opción es más válida. Son las 4 de la mañana y en mi panorama no se ven planes de cerrar los ojos y descansar. Creo que llevo (y digo creo, porque no sé exactamente desde cuando estoy así) algunos meses en los cuales el sueño no termina por vencerme y tengo tiempo extra en el que pienso cosas que no debería, leo, veo películas o escribo una historia que me gustaría transformar en un libro. No me había puesto a pensar en si es que tengo o no un trastorno del sueño hasta que pase de largo hasta las 6 de la mañana un día que me había levantado temprano. 
Quizás si hay alguna cosa que esta pasando conmigo; por ejemplo que tengo mucha ansiedad, se me aprieta el estómago y me sudan las manos. Me detecto en un lugar y no se como llegue ahí, o simplemente hago cosas y luego no recuerdo, es como una enorme laguna mental que se hace incierta y oscura con el paso de las horas y días. Podría convertirme, al igual que en la película "cashback", en una trabajadora de supermercado en las noches insomnicas mientras detengo el tiempo y en mi misma en las horas del día. Podría hacer cualquier cosas con estas horas extras en las que no siento la necesidad de descansar o simplemente dormir.

2.8.10

Happiness


Hay una cosa que pensaba mientras viajaba en un bus desde la playa a santiago: Me gustan las risas. Me contagian y hacen que me vibre algo adentro, son estremecedoras y mi estómago duele sólo por el hecho de que han durado mucho. Jamás me había puesto a pensar en que cosas de la vida me gustan realmente o si era o no feliz hasta que sentí que lo era. Tengo claro que no es un estado, es una cosa que sucede y que no se trata sólo de reírse, sino que es más como la capacidad de ver más allá de las cosas que creemos "atroces". Hay un millón de cosas que me molestan, miles que no tolero, una gran cantidad que me hacen sentirme como si en el mundo no hubiera lugar para mi y una menor dosis que me hace llorar de verdad y no por sentimentalismo, pero en el fondo sé que soy una persona feliz aunque tenga esos momentos en lo que quiero que la tierra me trague y la gente no pregunte por mi. 

Llego a pensar que me la paso mucho tiempo analizándome, preguntándome si esta bien o si no. Lo cierto es que debería dejar de pensar taaanto en todo y dejarlo pasar...