20.8.13

La tormenta luego de la calma...



Es literal cuando dicen que después de la tormenta siempre viene la calma, que justo después de todo ese ajetreo caótico hay un punto de serenidad que no tiene nada más que ver con el hecho de querer que las cosas vuelvan a estabilizarse, a encontrar su propio lugar... que de una u otra manera todo vuelva a ser lo que era.
El punto es que las tormentas rompen superficies, desarman lo que se ha establecido, hacen heridas... y al igual que una herida en la piel, que duele y duele, que luego formará una costra y más tarde dejará la piel con una leve marquita, igual así es como queda la "calma" luego de la "tormenta"... con leves recuerdos, con pequeños avisos que nos mantienen alerta, no olvidando, acechando.



2.8.13





Y así fuiste mi después, mi por siempre, mi recién...