29.4.10

Estoy enojada, la desesperación a veces me da ganas de llorar y mi oído no me deja estar... o me pica o me duele y me enoja. Me enoja la gente, mis papas, mis compañeros de U; a la larga el único lugar de despeje es donde los amigos que están fuera del círculo viciado nos acojen. Hace rato que no sentía una opresión dentro, algo que me empuja al suelo y me gira como una centrifuga. Lloro de la pura rabia de no ver claramente las cosas, de no lograr lo que quiero, de siempre sentirme mínima, un pigmeo entre los gigantes.

Porque si tienes cosas que decirme, no eres jamás capaz de decírmelas a la cara, si te crees tan valiente, tan superior.... A la larga, sea lo que sea que hagas hará que me sienta peor y nada de lo que digas podrá arreglar nada, es en conclusión una de las razones por las que no sabes de la existencia de esto ni de nada de las cosas no superficiales que conmigo tienen que ver.