23.3.10

plan A o B.... o ambos.

A veces tenemos un plan, un diagrama que nos recuerda como serán las cosas: El plan A. Nos dice lo que queremos, como y cuando. No propone errores ni obstáculos, si no que es más bien la forma perfecta en la que armamos el camino. Algunos no saben donde van, sólo lo arman acorde al tiempo que viven. Algunos lo crean cuando son pequeños y la meta es clara, precisa y no importa lo que cueste, llegaran. Pero hay quienes fallan; el plan no era tan perfecto, se frena en una esquina y todo lo que seguía se evapora como las gotas de lluvia luego de la salida del sol y ya no existe más. Estamos de un momento para otro en ascuas, y como seguiremos se transforma en la mayor de las interrogantes.

No sabemos como... pero simple y sencillamente -como la magia de los cuentos- el famoso PLAN B aparece, el cerebro baraja sus alternativas y la opción que no considerábamos cambia considerablemente los planes...



Así es como siempre hay otra opción, esa que a veces esta dada sólo por las circunstancias. A veces viene sola y soluciona momentáneamente los acontecimientos, esperando que hagamos un nuevo plan.


Ignacio no formaba parte de ningún plan, de hecho era considerado un imposible, de hecho NO era considerado. Pero se le ocurrió llegar sin previo aviso, y sin más pasó a formar parte del plan B así como quien no quiere la cosa; Se apropió de los sueños, las metas, el amor incondicional y los fines de semana, de las noches y los días, de las canciones y los regalos. Su sola sonrisa llena de inocencia de quien no entiende nada del mundo, abarca cada espacio vacío, cada duda, cada "no puedo seguir". Los abrazos, los besos y los regalos son para él.


.
Jamás creí que existiera un mejor plan B que aun mantenga las ideas del plan A.