1.7.11

Fin.

Mañana es oficialmente mi último día de clases en la U; mañana es como el fin de todo lo que conozco como la última etapa antes de crecer e internarme a tiempo completo en responsabilidades de "adulta".

Es obvio que no significa crecer de repente, pero significa el fin de 4 años y medio que se me hicieron nada; me reí, madure, lloré, me enojé, decidí sobre un montón de cosas y sobretodo cambie. Un cambio que me gusta (algunos días más que otros). 

Ha sido un proceso con muchísimas más altas que bajas y sobretodo que no fue sola: he sumado personas a mi vida que jamás creí serían TAN ESENCIALES y ridículamente "queribles". Los amigos que vienen de aquí son de esos que mantendré para siempre.

Tengo sentimientos encontrados, cosas que quiero decirle a medio mundo y que no se por donde partir, simplemente porque no es el fin (si eso se refiere a decir adiós), sino que es cerrar un capítulo y mantenerse en la misma línea; en esa en la que estamos cómodos y nos sentimos cuidados. 

Me despido de mi hábitat, de mi lugar por casi 5 años y de mis compañeros (unos sin duda más odiados que otros, pero ¿qué habría sido de mi vida sin la gente indeseable?) y sobretodo a mis amigos, que son los mejores y que ahora no puedo estar más feliz por tenerlos en mi vida.