12.7.11





He marcado mi piel con un dibujo que he sacado de por ahí -del cual me he enamorado- y la he marcado porque he querido, porque lo buscaba desde hace tiempo y porque el momento era el preciso. No es algo al azar, de hecho las esporas que vuelan en dirección a mi cuello son todas esas cosas que están listas para irse, volar de mi vida; mientras que yo y mi diente de león nos limpiamos y esperamos nuevos crecimientos, quizás nuevos brotes, nuevos comienzos.