16.8.10

Feliz Cumpleaños



Mientras vaciaba mis paredes blancas y las llenaba con otras cosas, noté que una larga oración compuesta de dos palabras se desplegaba en todo lo ancho de la pared. Es un Feliz Cumpleaños que una amiga hizo para mi hace ya 3 años en mi cumpleaños número 18. Es como una enorme carta escrita en todas las letras de la oración, por lo cual es enorme y a mi parecer un trabajo difícil y de mucha dedicación. La verdad es que me gusta mucho, y es uno de los regalos más creativos que alguien jamás me haya dado, pero tiene un problema: Al entrar en mi pieza, se ve en su máximo esplendor y me duele pensar en ella y saber que hoy no somos más amigas. No diría que me sentí bien sacándolo -porque termine arrancándolo de la pared- pero al menos ya no entró y lo veo como si me estuviera recordando algo, quizás mandándome un mensaje entre líneas que no se leer.