27.7.12



Cuando todos dicen lo que hay que hacer y creen que saben como solucionar el desastre de proporciones en nuestra cabeza, es porque creen que para todos los casos la solución es siempre la misma.

ERROR!

Este desastre que se aloja en mi sistema, que probablemente debe tener una solución certera y lo más correcta posible, no está ni cerca de querer resolverse: Hay mucho que explicar, mucho que contar, muchos ciclos que cerrar, miles de palabras pendientes por expulsar y sobretodo, millones de ínfimos sentimientos que se contraponen y explotan cada cierto rato...

Todos creen saber que es lo que uno siente, y se dan el lujo de opinar... pero cuando ni uno sabe de donde viene, y menos hacía donde va, es probablemente porque dilucidar el camino acertado va a ser mucho, mucho, mucho más difícil.