10.6.12





Cuando uno cree que ya no se puede quebrar más, que el nudo ya no puede ser más grande y que las paredes no se pueden achicar más, ocurre justamente lo contrario.

Las lágrimas podrían disolver todo lo que queda y deshecha en el suelo tengo ganas de no rehacerme.