8.7.10


Hay una cosa en el mundo que me obsesiona y me gusta a la vez: Las tazas. Si, las tazas de tomar té o café. Son los mejores recipientes de la historia. Al que se le ocurrió hacerlas, es probablemente la mejor persona de la tierra. Me gustan por los colores, los tamaños y sobretodo porque las que son grandes, pueden contener una gran cantidad de café que a la larga puede llegar a ser inacabable. Quiero, a lo largo de mi vida poder coleccionar tantas como sea posible y he decidido que a cada lugar que vaya compraré una.

Quizás sea una ridiculez, pero es sin duda mi ridiculez. Y puedo decir que es una de esas cosas que me hace feliz por muy pequeña que sea.