21.1.16



Sé vivir sin ti. Puedo comer, hablar, ver películas, sonreír sin ti.
Tengo amigos, leo libros, puedo salir de fiesta y hacer nuevos amigos.
Puedo caminar por lugares por los que anduvimos juntos y comer en lugares en donde tuvimos un millón de citas. Escucho algunas canciones que me recuerdan a ti. Y al final del día me duermo en la cama donde dormí contigo miles de veces, y concilio el sueño y soy feliz.
Voy en calma como pocas veces he ido. Y el pedacito de alma que esta intacto nada dentro de mi con toda la tranquilidad del mundo.
Tengo complicaciones como todo el mundo, y ya no muero por llamarte y contártelo todo. Viajo y disfruto días al sol. Piso los recuerdos de a poquito, y me cargo de nuevas experiencias y energías.
No significa que lo de ahora sea mejor, sólo que es distinto y me gusta.

Finalmente no te necesito para nada... pero te quería para todo.