19.6.15




Y entonces me di cuenta de una cosa elemental: Que quien no quiere luchar, no lo hace. Y no lo hace porque no quiere, porque es más fácil darse por vencido, decir no puedo más, que me gana, que me siento mal, que es mejor dejar las cosas hasta aquí porque no puedo con ellas. Es más fácil deshacerse de las responsabilidades, decir te amo de la boca para afuera, decir eres la mujer de mi vida pero dejemos todo hasta aquí… eso siempre es más fácil que ponerse en marcha y luchar por los que amamos, por los que nos hacen bien. 

Porque al final quien ama, lucha. Así sin más. No es cobarde ni se miente, lucha.