2.4.15



Trate de salvar este amor mil veces, levantarlo del piso y ponerlo donde creía que merecía estar... en primer lugar siempre, bajo cualquier circunstancia. Creía que remando más fuerte iba a salvarlo todo, que poniendo mi alma todo estaría bien. Creía que seríamos para siempre, que nos amaríamos siempre, que íbamos a lograrlo en Brasil... que me ibas a amar otra vez como antes.

Me fui con un mar de expectativas por delante, creyendo que bajo ninguna presión una parte de nosotros volvería, que quizás lejos de todo y todos nos volveríamos a encontrar. Pero me equivoqué en una cosa vital... no hay nada que no vuelva si no quieres hacer que vuelva, y tú definitivamente no querías nada de regreso.

He tenido días para pensar en los que no he hecho nada más que llorar y lamentarme estar así, en que sólo te extraño, te extraño y te vuelvo a extrañar. Echo de menos lo que éramos, en lo que nos convertimos, y lo que planeábamos ser. Lo que ya no existe más.

Todos dicen que pasa, que el dolor se disipa. Que duele como el infierno y después paf, todo queda en calma otra vez. Que sanamos, que nos rearmamos, que de pronto nos vuelve a entrar aire a los pulmones.

Todos hablan, dicen y dicen, y yo lo único que quiero aunque sepa que no es lo mejor, es que llames, que me digas que es mentira, que no nos hemos acabado aun...