6.9.12

Posteridad



Hay en la vida, esos momentos que son hechos para la posteridad; para recordarlos para siempre; para, de verdad dejarlos atrapados en nuestro subconsciente y traerlos de vuelta cuando creamos que las cosas se caen en picada.

Anoche tuve unos de esos momentos: eléctricos, comprimidos, enlazantes y que unen de manera sistemática, sin igual.

Hace alrededor de 8 años que tengo a unas amigas incomparables, únicas, las más bakanes del planeta (para que estamos con cosas); y anoche terminamos de ver "Soltera otra vez", tal como millones de personas en Chile. Quizás varios grupos de amigas hicieron los mismo; quizás hablaron y se aconsejaron sobre lo mismo, quizás tienen los mismos minos "pasteles" que nosotras, y quizás cada una es parecida a una de las amigas de la Cristina, pero estoy segura que ninguno de esos grupos de amigas tienen este lazo especial que nos une con una infinidad de motivos... hemos crecido juntas y no tenemos vergüenza de decirnos nada. Yo que soy la más pasa' a rollos, no tengo miedo de decir nada ni de sentirme rara hablando de algo que pareciera ser medio de patio. Mi lugar correcto es algún lugar, en el que pueda sentarme a tratar de resolver el mundo y tenga la certeza de que no importa cómo, dónde o cuando... ellas siempre van a estar ahí.
Esa verdad letal de que los hombres de la vida probablemente no estén toda la vida, pero que las amigas nos acompañaran siempre no importa qué.