30.3.12



Tanto de echarme abajo, de pisotearlo todo y de estar al borde de darme por vencida, solté todo aquello físico que podría matarme de una vez. Mi cuerpo juega conmigo y al igual que mi cabeza tiene ganas de decir basta.