1.11.11



A veces la cantidad de ideas es tanta que no me deja moverme y el cerebro se me abarrota con cosas y cosas que no sé como escribir, pero hay otras veces en las que no aparece nada... nada en lo absoluto, justo como ahora en que siento que no tengo nada que decir, que estoy muda y se me atrofio el cerebro; que no hay lluvia de ideas y que me siento completamente vacía y aburrida; y no es que yo sea la más interesante de las personas sobre el planeta, pero es que intento hilar mi propia historia y nada tiene incidencia sobre nada... todo plano, aburrido, igual que siempre.