6.6.11



Ojalá que esta lluvia que cae sin parar, me limpiara de la misma manera en la que limpia el cielo contaminado sobre nuestras cabezas. Ojala que mañana amanezca igual de despejada y fría que la ciudad después de un día de chubascos imparables. Ojala que esto que siento se vaya con todos esos milímetros de agua caída que dejarán a Santiago empapado y respirable.


Ojalá.