11.3.16


Anoche,
ya me despedí.
Sin puntos suspensivos nunca más.



Estaríamos juntos todo el tiempo 
Hasta quedarnos sin aliento 
Y comernos el mundo, ¡Vaya ilusos! 
Y volver a casa en año nuevo. 

Pero todo acabó y lo de menos 
Es buscar una forma de entenderlo. 
Yo solía pensar que la vida es un juego 
Y la pura verdad es que aún lo creo. 

Y ahora sé que nunca he sido tu princesa 
Que no es azul la sangre de mis venas 
Y ahora sé que el día que yo me muera 
Me tumbaré sobre la arena 
Y que me lleve lejos cuando suba… la marea.