13.12.13

Dolor



Aprendemos a vivir con el dolor... porque pasados los días, las semanas, los meses y quizás hasta los años el dolor se vuelve parte nuestra, se aloja en algún rincón y de forma lacerante a veces nos recuerda que esta ahí, y que vivirá allí para siempre.
Sólo que es parte nuestra aprender, crecer y ser capaces de entender que la vida no se detiene porque nos golpearon en un costado y se nos fue la respiración por 5 segundos; la vida siempre va a continuar, las personas a tu alrededor no se van a detener, y el tiempo (por más que uno quiera) no va a retroceder.

La vida finalmente te enseña que ser bien perra algunas veces... no tiene nada de malo.



:)