2.1.12

Waiting for forever



Estando ahí de pie espero verte aparecer por las puertas transparentes... quizás hoy no es el día y me equivoqué, quizás vuelves mañana, o hasta quizás ya ni vuelves más.
Esperando ahí pienso en todos quienes tienen una paciencia digna de un monje, aquellos que a diferencia de mi pueden sentarse a esperar por un cambio, una aparición... una idea.
Entre mis muchos defectos la impaciencia figura casi de las primeras en la lista, no tengo la facultad de esperar por cambios, personas o decisiones; y me cuesta mucho ceder y aflojar el tiempo que a veces se escapa.

Esperar no es para lo que estoy hecha, me desespera, me estresa, me hace pensar más de la cuenta... me enferma.