12.12.11





El agujero famoso ese, me come internamente sin la menor intención de querer detenerse, sin la más mínima compasión y obviamente con una rapidez que da miedo.